Header Ads

Unit System Box

Muchos repiten las palabras proféticas de Steve Jobs, cuando vaticinó la "era Post-PC". Los nuevos computadores van a ser más delgados y ligeros, más portables, más rápidos, más interconectados, más, más, más.
Intel y Apple están liderando esta carrera desenfrenada por la "ultra movilidad"; Ultrabooks vs Mac Book Air y nuevamente Apple contra el resto del mundo por las tabletas y smartphones. Sin embargo hay un campo que se está quedando rezagado o más bien tiende a desaparecer, de acuerdo a las apreciaciones de los gurús de Internet: Las computadoras de escritorio o desktop.
Estos equipos siempre han sido el eje central y el esquema de las empresas, personas de la rama informática y usuarios consumidores, con concepciones muy establecidas (un equipo con un sistema operativo, suite ofimática, antivirus y una que otra aplicación). El 1, 2, 3 que ha predominado en el siglo 20 y del 21, ya está agonizando.
Pero ya hay nuevas propuestas para convertir los clásicos desktop en máquinas ultralivianas, como el proyecto de Intel NUC, una CPU que cabe en la palma de la mano, o el Mini Pc Android, tan pequeño como una memoria usb (pendrive), o las nuevas placas Raspberry Pi, altamente programables.
La era post-PC nos llevará a cambios con respecto a la manera en que utilizamos la información y hacemos los negocios. La llegada de la "nube", las tablets y los smartphones hace más portable la tendencia y define el futuro de la computación.
Pero; si les dijéramos que nada de esto es el futuro, contrario a los que los gurús afirman; que si bien las tecnologías crecen de manera escalonada y vertical, no precisamente esta será la dirección en los próximos 10 o 20 años...
El que no conoce su historia está condenado a repetirla
Las tabletas, con la misma rapidez que subieron, caerán. La razón es muy simple: la línea divisoria entre los smarthphones y las tablets es cada vez más delgada, al punto que ya existen algunos prototipos "híbridos" que mezclan lo mejor de ambos mundos.
De hecho las tablets tienen más de 40 años. Steve Jobs las "rebautizó" en 1985. Estas tecnologías son boom comerciales de momento. Lo mismo sucedió con los diskettes, los Palm, walkman, los CDs, DVDs y ahora el blu-ray y el HDTV. Esto nos recuerda la guerra entre el VHS y el betamax. Muchos aseguraron que el VHS se impuso, pero nosotros diríamos que ninguno triunfó. VHS ganó en el mercado doméstico y Sony  en el mercado profesional con el Betacam, desplazando al U-matic, pero al final los dos perdieron. Fueron reemplazados por el CD (VCD), luego vino el DVD, y siguieron el Blu-ray y HDTV que no alcanzaron la masificación de sus predecesores, por tanto, también quedarán en el olvido y serán reemplazados por los discos duros en cualquiera de sus modalidades.
Algo similar pasó en el campo de la televisión. Los vesustos TV de diodos en blanco y negro, luego el CRT, siguió el LCD y el Plasma, para ser reemplazados por el LED y OLED, la TV Híbrida, TDTSmartTV, Realidad Virtual y Aumentada, la tecnología 3D, y resoluciones 4 y 8k y así sucesivamente
Lo curioso es que todos estos cambios drásticos en tecnología sucedieron en un lapso no mayor a 30 años. No se ha cumplido ni siquiera el ciclo de una generación completa y la tecnología en muchos campos ha sido reemplazada varias veces.
Los smartphones y tablets, tarde o temprano perderán terreno ante los híbridos y estos a su vez también quedarán obsoletos ante el avance de los sistemas de comunicación virtual.
Los equipos inteligentes serán desechables (al igual que muchos otros productos como la ropa). La nueva ola de subcontratistas en Asia y la superpoblación hace que prime la masificación versus calidad. Se necesita avanzar a bajo costo; al estilo de Levi's Made in China (si me lo hubiesen dicho hace 25 años, aún hoy estaría riendo. Era algo inconcebible en la década del 80. Una ofensa a un clásico)
Tal vez los gurús nos tilden de locos. Bueno, así trataron a Steve Jobs y lo expulsaron de Apple, para años más tarde tener que reintegrarlo y pasar de ser una empresa don nadie al borde de la quiebra, a ser la compañía más valorada del mundo. (Pero esto puede revertirse si no hay un verdadero sucesor que deje de sacar solo mejoras de lo mismo)
No somos Jobs, sin embargo vemos que el futuro de los sistemas de información, la era "post-PC", no son las tabletas o los smathphones como muchos afirman (incluyendo Wikipedia).
La nube, por ejemplo, que no es más que guardar la información en casa del vecino y usar sus aplicaciones, es otro fiasco y sufrirá un revés, ya que está demostrado que alojar altas concentraciones de información personal y empresarial fuera de nuestro perímetro, es lo mismo que guardar dinero en un banco; un mal necesario en estos momentos, pero a futuro algo insostenible.
En el caso de los bancos, en apariencia tenemos nuestro dinero, pero no constante y sonante. En su reemplazo nos dan una "tarjeta plástica". Pero qué pasaría si queremos retirarlo físicamente del banco. Es más, qué sucedería si todos los que tenemos cuentas en un banco fuéramos el mismo día a la misma hora a retirar nuestros ahorros. Muy seguramente quebrarían en un abrir y cerrar de ojo y ocurriría una tragedia como la del  "corralito" en Argentina. Algo similar ocurre con "la nube", y con el mismo nivel de riesgo, ya que son una inmensa telaraña de servidores que involucra a muchos propietarios y servicios subcontratados. Lo mismo también sucede con las redes sociales y sus servicios anidados... y como dice el viejo adagio: "Muchas manos en la sopa, dañan la comida".
Almacenamos los datos en la nube de "fulano de tal" (dropbox, gdrive, box.net, etc), para poder tener la información "disponible en todo momento", pero "fulano de tal" también la tienen disponible para sí y para "su vecino más rico", el propietario de los servidores donde se aloja el contenido (Akamai, Amazon, Google, etc), y también lo saben los nodos por donde transita esta información, el FBI con su Carnivore, los rusos e israelías con sus arañas, las redes sociales con sus vicios de recopilar todo tipo de información personal, etc, etc, etc. Al final hasta el perro sabe más de nosotros que nosotros mismos.
Y como si esto no fuese suficiente, puede ocurrir que los servidores del propietario de "la nube", que en ocasiones también es copropietario de nuestro dominio o red social y de otros miles de servicios adicionales muchos de ellos vitales, no tenga un buen esquema de seguridad a prueba de balas de alto calibre, y el grupo Anonymous se le ocurra lanzar un ataque coordinado de denegación de servicios como castigo por su monopolio y voilá; adiós información personal. Ya ha sucedido antes; sucederá nuevamente.
Es por eso que las empresas y usuarios comunes, cuando tomen conciencia del peligro al que se exponen, abandonarán estas "nubes" y crearán sus propias nubes o más bien entornos virtuales "a la carta" para alojar sus datos y transferir información.
Futuro incierto pero consistente
El tema de furor es el futuro de las computadoras. Ya se habla de cuánticas, ópticas, basadas en ADN, las neuroelectrónicas, en fin, hay mucho ajiaco para todos los gustos, pero en el futuro el concepto mismo de computadoras es el que estará en entredicho. Cuando hablamos de computadoras nos referimos a dispositivos ligados a nuestro entorno, pero externos. En el futuro este concepto desaparecerá.
Pero sea cual sea lo que nos depara, las computadoras del mañana, sin importar su tecnología o cómo se llamen, tendrán siempre 4 características básicas:
1. Portabilización: Más reducidas en tamaño y peso, sin perder funcionalidad
2. Multifuncional: Se usarán para comunicaciones, ya sea por la red celular o convencional (si es que aún existe para ese entonces) Internet y otras funcionalidades como el multicontrol de dispositivos electrónicos, GPS, y para casi cualquier otra cosa.
3. Bajo consumo de energía: Un consumo mínimo de energía y se carga con energías renovables, 100% independientes de las redes tradicionales de energía.
4. Alto poder de procesamiento: Equipos altamente sofisticados capaces de procesar millones de operaciones complejas en una milésima de segundo y una capacidad de almacenamiento inimaginable.
En resumen, en el futuro las computadoras serán reemplazadas por interfaces unificadas, a la que llamaremos "Unit System Box"; sistemas de alta velocidad, ultralivianas con un tamaño compacto a nivel atómico, capaces de concentrar y procesar colosales cantidades datos, las cuales no dependen del lugar geográfico en que se encuentren para su acceso, ya que pueden ser físicas o virtuales; en otras palabras, al fin tendremos al genio de la botella... a nosotros mismos.
Estas "Unit System Box" serán capaces de integrarse a nuestro cerebro, de manera real o virtual., al buen estilo de Johnny Mnemonic, para transmitirnos desde la red grandes volúmenes de datos y correr plataformas tan similares a nuestra vida cotidiana que no sabremos distinguir entre la realidad y la virtualidad.

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Con la tecnología de Blogger.