febrero 19, 2014

Sideloading

Mucho se ha hablado del futuro de la computación y los sistemas de información. La fuerte tendencia hacia la miniaturización de los dispositivos y la pérdida de la hegemonía del omnipresente Windows para ser reemplazado en menos de una década por Android, que a pesar de ser Linux, es un mundo "diferente".
Los wearables, smarthphones, tablet, híbridos, zero-clients, la unión de GPU con CPU en un chip, las app inteligentes, el wifi y grid computing y muchas otras tecnologías, están desplazando al PC, pero su agonía pueda que se extienda muchos años, ya que estos minidispositivos están orientados a la usabilidad y el bajo consumo versus potencia de los microprocesadores, que es lo que predomina en el PC.
No se puede correr Autodesk o Corel o Avid en una tablet, pero estas deficiencias son compensadas con la nube, ya que las app que requieren de un alto procesamiento y consumo, las pueden ejecutar en datacenters que las alojan por un precio razonable.
En este orden de ideas todo parecería apuntar que la muerte de los PC esta muy cercana, y con Android monopolizando el 81% de los smarthphones y el 62% de las tablets, a otros competidores no les queda otra que replantearse, si quieren seguir vivos. a hasta los PC, las consolas, TV Smart, Smarthwatch y otros artilugios los venden con algún derivado de Android.
Pero esto ya sucedió. Windows dominó la década pasada, desplazando a MacOS y su imperio de desmoronó, y así sucederá con Android y probablemente los que vengan después. Pero, ¿por qué sucede esto?. Una plataforma sube como la espuma hasta que aparece otra y la ola se va para otro lado.
Los sistemas operativos existen porque hay usuarios decididos a usarlos y programadores dispuestos a gastarle tiempo a diseñar app compatibles con este SO. Es así de simple. En ese orden de ideas, si hay mucho $$ detrás de la plataforma y una comunidad de desarrolladores, empresas, etc, etc, todas dispuestas a hacer compatible sus productos con el sistema operativo, ahí estará su éxito, sin embargo esto nunca se logra. Las razones son múltiples y no es objeto de este post tratarlas.
Pero, ¿y si esto es el orden equivocado de las cosas? ¿Los pájaros tirándole a las escopetas?. No son los desarrolladores o los fabricantes los que deben hacer sus productos compatibles con la plataforma X, Y o Z sino lo contrario.
Muchos correos nos llegan, y en foros hemos visto las mismas preguntas de siempre: ¿Puedo correr la app XXX de MacOS en Ubuntu? ¿Puedo ejecutar Autocad en Android o Office 2013 en Red Hat? ¿Edius o Avid en BlackberryOS o Android?... La respuesta siempre es la misma: Use un emulador o un sistema virtualizado (Vea Diferencias y Virtualización o Emulación?)
Esta respuesta es la adecuada para la época en que vivimos y ha traído muy buenos resultados, pero la virtualización trajo consigo sus propias incompatibilidades y hoy es una tecnología más, al igual que los PCs y los dispositivos portables, pero en una capa diferente. Y de los emuladores ni hablar.
Otro concepto futurista es el Internet de las Cosas. Cualquiera que lea el último informe presentado por BI Intelligence, ‘Here Comes The Internet Of Things’, recogido por Business Insider, donde  pone de manifiesto que de los 1.900 millones de dispositivos actuales conectados se pasará a 9.000 millones en 2018, aproximadamente el mismo volumen que el número de smartphones, televisores inteligentes, tabletas, ordenadores portátiles y PC combinados, daría por sentado que es la tecnología que dominará la próxima década, sin embargo enfrenta el mismo dilema de la tecnología actual: la compatibilidad.
El punto es tan crítico que por años los consumidores no les ha quedado otra alternativa que experimentar con las plataformas, en lo que se conoce como Sideloading, que no es más que hacer algo con una tecnología (hardware o software) para la cual no fue diseñada, pero que al hacerlo nos soluciona una necesidad que tenemos en tiempo real o en un futuro inmediato. 
Una de las prácticas más comunes fue el famoso Downgrade que hacían los usuarios que adquirían un PC con Windows Vista para pasarlo a Windows XP y que más tarde hicieron con Windows 8 para pasarlo a Windows 7, forzando drivers para que el hardware funcionara; o cuando una app de Android no puede ser instalada via PlayStore o porque el operador bloqueó el smarthphone y tienen que "rootearlo" para hacer y deshacer; o los que migran de plataformas Windows a Linux y quieren seguir usando sus app preferidas, como Microsoft Office, entre otras, y tienen que echar mano de Wine o Crossover y PlayOnLinux para los juegos que no tienen versión para GNU/Linux.
Esta práctica es precisamente el orden inverso de las cosas. El consumidor quiere productos agradables, simples de usar, intuitivos, etc... pero sobre todas las cosas COMPATIBLES con cualquier cosa que se les ocurra. Y esto es lo que no han tenido en cuenta ni los fabricantes de hardware ni de software, concentrados mayoritariamente en la escalabilidad, innovación y otros objetivos, que distan mucho de las necesidades reales.
El futuro no pertenerá a aquel fabricante que haga el smarthphone o tablet más bonita, más rápida con el más bajo consumo, o aquel programador que haga la app más interactiva con la vida diaria de los comsumidores, sino aquellos que puedan lograr crear una plataforma innovadora pero en la que pueda correr cualquier aplicación nativamente, sin importar quien la haya diseñado, ni para qué sistema operativo sea compatible; donde una app de Android, una de Windows, y otra MacOS, puedan correr en un mismo entorno, sin virtualización o emuladores. Una plataforma dónde podamos conectar cualquier dispositivo de hardware, sin preocupaciones de drivers compatibles o de reescribirlos o forzarlos; una plataforma compatible 100% con cualquier software o hardware fabricado o por fabricar.
Lograr este propósito es difícil pero no imposible. Tal vez "la nube" pueda ayudar a solucionarlo. Grandes bases de datos de hardware y software conectadas a  nuestros terminales, para ejecutar lo que queramos o plataformas enteras corriendo en internet. Esto es parte integral del presente, pero limitado a los deseos de los fabricantes y no de los consumidores.
Los primeros pasos hacia el futuro
Contra todo pronóstico, Microsoft han dado el primer paso y en un giro "alocado" está considerando hacer compatibles las app de Android en sus sistemas Windows para que corran nativamente. BlackBerry ya lo había intentado en el 2013 pero sin éxito, sin embargo, esto abre un nuevo mercado, virgen y experimental, que en el pasado fue exclusivo de los cacharreros de la informática. Google lo está considerando, pero la guerra comercial y su posición hegemónica tal vez se lo impidan, pero la comunidad Android X86 avanza muy rápido y es posible que proyectos similares hagan realidad este sueño de una plataforma 100% compatible con cualquier software y hardware existente de forma nativa y finalmente la práctica Sideloading sea parte del pasado.
Maravento, Actualizado en: 18:44
Escrito por: Maravento Studio
 
© 2017 Maravento. All Rights Reserved | Powered by Maravento
Design by Novatoz and Maravento | Bloggerized By LawnyDesignz
# https://github.com/google/code-prettify