Header Ads

HFT

Bloomberg. Sixty Seconds of Chaos. March 8, 2011
New York. 6 de mayo de 2010. Wall Street. El índice Dow Jones cayó 9.16% - 998,5 puntos (El mayor desde el crash de 1987). Bajan los valores de varias compañías importantes. 14.32 Una mutua de fondos ejecuta una orden de venta de 75 mil contratos de futuros, que se cotizan en E-mini (mercado electrónico de futuros). Las HFT comienzan a comprar y vender. 14.44 E-Mini cae un 3% por las operaciones masivas. 14.45 Los HFT siguen emitiendo órdenes automáticas. Procter & Gamble cae 37% y Apple vale 100 mil usd más. Ya se vendieron 27 mil contratos (49% del volumen de mercado) y apenas se compran 200. La bolsa de Chicago se "autodesenchufa" de Wall Street por un mecanismo de seguridad llamado Stop Logic Funtionality (evita caídas en cascada). El pánico se apodera de los mercados. 14.45.33 Los precios comienzan a estabilizarse. 15.00 El mercado se estabiliza.
20 minutos duró el Flash Crash y se evaporó cerca de un billón de dólares.
¿Qué mierda fue lo que pasó?; ¿un billón... puta madre?; ¿las máquinas se volvieron locas?; ¿un operador pulsó el "botón rojo"?; ¿un ciberataque?; ¿falló la seguridad informática?... Bueno, como siempre sucede en estos casos, algunos se hicieron ricos y otros no. Nadie lo sabe con certeza (a pesar de que todo queda registrado)
(Fragmento adaptado del libro La Estratégia del pingûino de Antonio Núñez)
Según Expansión, el FBI dijo que: este "crack relámpago" fue ocasionado por una súbita venta que provocó inestabilidad en el mercado y descartó que haya sido el supuesto uso de programas informáticos para inundar el mercado con órdenes que luego serían rápidamente canceladas.
En el 2011 sucedió algo similar, pero a manos de hackers. De acuerdo con el diario El Economista, la Nasdaq OMX confirmó que "su sistema informático se había visto comprometido debido a las malas artes de piratas informáticos. Los hackers al parecer se hicieron con información privilegiada e hicieron cambios mínimos en los HFT" (Si no sabe qué es "información privilegiada" vea el clásico film Wall Street)
Rony Kay, ex analista de IBM, explica que "el problema real es la velocidad de las redes. Cuanto más rápido son las transacciones, más difícil es detectar los cambios que se realizan sobre ellas".
"Una manipulación de varios microsegundos en la compra y venta de acciones otorga al hacker una gran ventaja a la hora de obtener beneficios. Cambios en el orden de los microsegundos (y no milisegundos, como opera el mercado)", afirmó el diario.
¿Quiénes son los magos?
El portal FayerWayer, lo describe de una manera más simple: (fragmento)
"Tenemos 10 caramelos para vender y 3 posibles compradores: ofrezco los caramelos a 1 dólar cada uno pero, por la cantidad de compradores que tengo -en este caso eran tres- voy subiendo su precio en la medida que los van comprando (...) y los HFT captan el interés de los compradores, por lo que se adelantan a ellos comprando a un precio algo superior al de venta (1,1 dólar), para inmediatamente ofrecerlos a un precio mayor (1,2 dólares)... Ahora imaginen esta situación multiplicada por las miles de transacciones que se realizan diariamente en la bolsa. tendremos una cantidad de dinero que puede, incluso, hacer quebrar a una compañía"
Los HFT (High Frequency Trading) es un tipo de negociación (que data aproximadamente desde 1999) llevada a cabo por potentes máquinas de alta tecnología y super programas informáticos, que utilizan algoritmos muy sofisticados, capaces de considerar miles de variables de mercado, para comprar y vender de manera automática (sistemas autónomos).
La rapidez es el factor primordial y el factor negativo, la distancia entre el punto en que se genera la orden y el servidor (a mayor cercanía, más rápido se procesa la orden. Esto afecta considerablemente los mercados emergentes, dejándolos en desventaja).
De acuerdo con El País, hoy día, el límite para la realización de la orden parece estar en 10 microsegundos (40.000 operaciones en un parpadeo).

El video Rise of the Machines muestra la rápida evolución de los HFT
Su principio es 'primero en entrar; primero en salir', y sobre este se diseñan los algoritmos que van detrás de las ganancias mínimas (centavos o menos) que al final del día suman millones de dólares por el volumen de transacciones (Es por eso que rara vez un HFT retiene una posición de mercado).
¿Y la seguridad?
Aplica mayormente a la protección de los algoritmos (Algorithmic Trading), considerados las "cajas negras" de los HFT, y a los servidores de transacciones. La seguridad de la transacción en sí está relegada a un segundo plano.
El razonamiento es más o menos así: Un ciberdelincuente para poder esnifar una transacción debe establecer una serie de mecanismos de seguimiento, para luego analizar las capturas, pero tanto las capturas como el posterior análisis pueden tardar minutos, horas, días, meses..., pero como los HFT hacen miles de transacciones a velocidad de vértigo (en microsegundos), para cuando el ciberdelincuente logre hacerse con la información privilegiada (credenciales, insider trading, etc), ya la seguridad y los algoritmos cambiaron (o mutaron), por tanto los datos en poder del hacker son inservibles.
Bueno, pero; ¿a qué viene todo esto si nosotros no trabajamos en la bolsa?. Que se jodan esos cabrones de Wall Street, que ya bastante daño le han causado a la economía.
Loable, pero craso error. Actualmente el 70% de las operaciones de trading en Estados Unidos la realizan los HFT y como su 'modus operandi' es la velocidad de la transacción...
La tecnología avanza demasiado rápido, las conexiones son cada vez más veloces y el tráfico de datos es enorme, por tanto esta nueva manera de concebir "la seguridad" (reemplazándola por la velocidad), ha calado muy bien en muchas instituciones financieras y gobiernos, que cada día desconfían más de los asesores de seguridad informática, hackers, ciber-analistas, (o como prefieran llamarle) y buscan mecanismos que eviten la intervención humana (que la consideran un lastre).
Pero esta es la buena noticia. La mala es que piensan llevar este modelo al próximo nivel; al campo de batalla diario: nuestro hogares.
Andrew G. Haldene, director ejecutivo del Banco de Inglaterra, durante una conferencia en Pekín en el 2011 puso en perspectiva la situación, cuando hizo una analogía espeluznante: "Si los supermercados utilizaran programas de HFT, una persona podría completar la lista de la compra de toda una vida en menos de un segundo. Imaginen". 
Se estima que para el 2020, el mercado global estará completamente automatizado por los HFT, las bolsas tal y como las conocemos serán cosas del pasado y nuestras actividades básicas, como compra de víveres, pago de impuestos, salarios, crédito, transporte, combustibles, medicina, etc, serán controladas por sistemas seudo-HFT, que se encargarán de programarlas de forma intuitiva y predictiva, para "aliviarnos la carga diaria"; pero la espada de Damocles no tendrá piedad cuando deleguemos el manejo de nuestras vidas a algoritmos controlados por terceros, sin mayor seguridad que la velocidad de la operación en sí misma, hasta que sucedan nuevos Flash Crash, pero en nuestros hogares y bolsillos.
Pero así es la evolución y tendremos que adaptarnos si queremos sobrevivir, ya que los HFT llegaron para quedarse y son "demasiado rápidos para caer"
Con la tecnología de Blogger.