Header Ads

DWPD y TBW

En internet podemos encontrar muchos sitios con muy buenas comparaciones sobre las diferencias entre los discos HDD vs SDD. Ambos tienen cosas buenas y malas. PCMag nos ofrece un review interesante de las diferentes tecnologías (incluyendo los discos híbridos).
Pero si hay algo que sobresalta en los diferentes post son los mitos alrededor de los discos SSD vs HDD, que tal vez pudieron ser válidos en el pasado, pero hoy han quedado obsoletos debido a los avances tecnológicos. He aquí algunos de ellos:
1. Los SSD solo sirven para el sistema operativo y los HDD para datos:
Ambos sirven para lo mismo. En la actualidad los SSD soportan muchos TBW (Terabyte de escrituras en el disco), por tanto son aptos tanto para SO y aplicaciones como para volúmenes de datos en constante cambio, por su extrema durabilidad.
2. Es mejor utilizar la memoria RAM para ahorrar escrituras en el SSD :
Puede ahorrarnos algunas reescrituras innecesarias y alargar la vida útil del SSD, pero es muy riesgoso ya que la RAM es propensa a fallos y los datos pueden corromperse.
3. El SSD tiene un tiempo de vida más corto que el HDD:
Depende del uso que le des a cada cual y de muchos otros factores, como la calidad del disco, las RPM, etc. En cuanto al número de escrituras, el SSD, en teoría, puede estar en desventaja frente al HDD, pero al menos con el SSD sabemos con relativa precisión la "fecha de su deceso", en cambio con el HDD es incierto, ya que puede tener mal funcionamiento de sus partes mecánicas, desmagnetización de sectores, etc., y puede degradarse con facilidad o sufrir "muerte súbita"; algo de lo que no padece el SSD. Entonces hacer este tipo de comparaciones no tiene razón de ser.
4. El SSD es más rápido que el HDD
Depende de la tecnología que utilice (SATA I 1.5 Gb/s, SATA II 3 Gb/s, SATA III 6Gb/s y 5400 rmp o 7200 rpm). La diferencia real radica que los discos SSD al conectarse a un puerto SATA III pueden alcanzar velocidades iguales o superiores a 550MB/s (un HDD de 7200 rpm apenas alcanza una velocidad promedio de lectura/escritura de 150MB/s). Adicionalmente está el problema de la fragmentación, que es mucho más manejable en los SSD, gracias a los algoritmos que tiene incorporados en sus procesadores internos que minimizan este impacto, y también que no tienen partes mecánicas, lo cual hace que el acceso a los datos sea más rápido que en el HDD.
5. El SSD es más costoso que el HDD:
La diferencia es brutal. Un SSD de 1 TB puede costar 4 veces el valor de un HDD de la misma capacidad, en dependencia del país donde se venda. Y son más costosos los SSD con tecnología NAND 3D.
Pero apartándonos un poco de este debate, nos concentraremos en la vida útil de los hard drives; una preocupación que aborda a la mayoría de usuarios que tienen la intención de decantarse por una u otra tecnología.
Para Windows existe una aplicación muy completa llamada CrystalDiskInfo, que nos ofrece todo lo que necesitamos saber de nuestro disco duro, incluyendo el Total Host Writes, que es el total de escrituras que tiene nuestro disco desde su puesta en funcionamiento por primera vez hasta el momento del test. Y esta información nos permite restarle el tiempo que nos proporciona la garantía del fabricante para saber cuánto aproximadamente le podría quedar de vida a nuestro hard drive.
Para Linux hay una aplicación similar llamada GSmartControl, que nos brinda bastante información, pero menos amigable que CrystalDiskInfo
sudo apt-get install gsmartcontrol
Pero si nos confunde tanta información, podemos obtener los datos que nos interesan con el comando smartctl. Ejemplo de un HDD de 1TB:
sudo smartctl /dev/sda --all | grep "Sector Size"
Sector Sizes:     512 bytes logical, 4096 bytes physical
sudo smartctl /dev/sda --all | grep "Total_LBAs_Written"
241 Total_LBAs_Written 0x0032 200  200  000  Old_age   Always - 45339330807
Y al introducir los valores (512 de sector y 45339330807 LBAs de escritura a la fecha) en una calculadora para discos, nos da un total de 21.11 TB de escritura (el disco ejemplo, ya cumple 2 años de una vida muy intensa).
Entonces, si el HDD analizado fuese, por ejemplo, un SSD WD Blue 1 TB (ya que el tiempo de uso no dependen del tipo de disco), y teniendo en cuenta que las especificaciones del fabricante WD son 400 TBW (400 TB de información antes de que se agoten los ciclos de escritura), a ese ritmo le quedaría un promedio de vida de casi 19 años.
DWPD y TBW
Dos valores a tener en cuenta a la hora de evaluar un disco SSD son Drive Writes Per Day (Número de Escrituras Diarias en el Disco) y Total Bytes Written o Terabytes Written (Total de escrituras en el disco). El cálculo de DWPD nos permite usar la especificación TBW de un disco para saber la cantidad de veces que que se puede escribir en día, durante el período de garantía (o número de años), sobre la carga de trabajo de la metodología estándar JEDEC utilizada para especificar el TBW.
Según blogs.technet.microsoft.com, para calcular el DWPD, por ejemplo, en el caso de un disco SSD de 200 GB y otro de 400 GB, con una garantía de 5 años, aplicaríamos la siguiente formula:
1,000 TB ÷ (5 years × 365 days/year × 200 GB) = 2.74 DWPD # SSD de 200 GB
1,000 TB ÷ (5 years × 365 days/year × 400 GB) = 1.37 DWPD # SSD de 400 GB
Aquí vemos algo interesante. Que el SSD de 400 GB tiene las mismas escrituras acumuladas a lo largo de su vida que el de 200 GB y ambas unidades están clasificadas para 1000 TBW, pero el DWPD de la unidad de 400 GB tiene solo la mitad de resistencia. 
Lo anterior demuestra que los datos DWPD son relativos y dependen de muchos factores, como la carga de trabajo, la manufactura del disco, las operaciones de las capas de aplicaciones, firmware, etc., y que por esto es muy difícil establecer con exactitud cuánto es el consumo diario de escrituras de un SSD.
En resumen, si no queremos enredarnos con fórmulas, estadísticas o programas de monitoreo, simplemente usemos la lógica del primer ejemplo, con disco SSD WD. 19 años son más que suficiente para cambiar la tecnología unas 4 o 5 veces.
Finalmente es importante resaltar que independientemente del tipo de disco que utilice, debe realizar una buena alineación del mismo, algo imprescindible para su buen funcionamiento (Aerilon y chard.org nos ofrecen algunos consejos prácticos) y si utiliza Linux, puede echar mano de Slimbook Essentials para "tunear" un poco su SSD o aplicar la configuraciones manualmente, según las sugerencias de portallinux.es y elegir bien su tabla de partición GPT vs MBR, en dependencia del tipo de disco y su capacidad.

Imagen cortesía de ADSLZone

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Con la tecnología de Blogger.