Criptomonedas 2.0

Para nadie es un secreto que muchos odian al bitcoin. Bancos, inversores, gobiernos... La lista de enemigos es interminable. La razón principal es que no entienden este nuevo mercado, cuál es el valor intrínseco detrás de las criptomonedas, ni la tecnología subyacente blockchain, lo cual genera una avalancha de publicidad negativa y ante esta situación prefieren optan por seguir al pie de la letra el sabio consejo de Warren Buffet "Nunca inviertas en un negocio que no puedas entender".
Y así deberían hacer todos, pero al bitcoin lo envuelve un aura llena de tecno-misticismos, incomprensibles para la plebe pero que suenan bien y producen resultados, y paradójicamente, este "tecno-misterio" vende. 
El economista Paul Krugman, galardonado con el premio Nobel, explica muy bien este fenómeno, cuando comentó al diario Business Insider que el precio del bitcoin crece por el hecho de que nadie lo entiende y la gente está atrapada en el misterio de esta nueva tecnología. "El enigma consiste en que es una cosa de tecnología sofisticada que, en realidad, nadie entiende. Todavía no se ha demostrado que realmente sea útil para llevar a cabo transacciones económicas".
La "burbuja"
Otros influyentes del mundo financiero han ido mucho más lejos, calificando a bitcoin de burbuja a punto de explotar, y sus argumentos son bastante convincentes, ya que cuando más del 50% de los inversores en un mercado no entienden en qué están invirtiendo, bien sea porque nadie les explica o porque solo escuchan la parte donde les hablan de la valorización de su inversión, es la receta para el desastre.
Sobre este punto, el gran economista Irving Fisher sentenció: “El mercado financiero es un lugar donde todo el mundo sabe el precio de las cosas, pero muy pocos conocen su valor”.
Y es exactamente eso lo que sucede con el mercado de las criptomonedas. La mayoría no tiene la más mínima idea de cuál es su valor real (si es que lo tiene). Solo les interesa su precio. Hemos tenido la oportunidad de conocer muchos inversores de BTC y por cada 100 solo uno tiene una idea, algo vaga, de lo que es el Bitcoin. Pero tampoco les interesa saberlo, mientras siga generando dividendos.
Y este panorama se complica aún más con la llegada de los mercados de futuros, que no inyectan dinero al ecosistema, sino que especulan con el precio del bitcoin "desde fuera", generando más distorsión a la ya existente, lo que podría traer como consecuencia el colapso.
La tormenta perfecta
Adicionalmente muchos inversores están usando altos niveles de apalancamiento para invertir en el mercado de las criptodivisas. Para ponerlo en contexto, antes de 2017, la mayoría de entusiastas dedicados a las criptomonedas (que algunos llaman "libertarios"), las estudiaban detalladamente y luego de intensos debates y valoraciones, invertían un pequeño porcentaje de sus ingresos, sin incurrir en deudas.
Ahora eso cambió; los "nuevos inversionistas" venden sus propiedades, invierten todos sus ahorros o se endeudan con bancos y hasta con prestamistas callejeros (a intereses desorbitantes), para apostarlo todo al bitcoin, como si fuera una apuesta de casino. "Venden hasta la mamá por bitcoin", afirmó un forista.
(Ver: 22% de los inversores de Bitcoin utilizaron dinero prestado para operar, no recomendado)
Un comportamiento similar se produjo hace algunos años cuando aparecieron los esquemas piramidales o los créditos hipotecarios subprime, que generaron una de las peores crisis financieras de la historia contemporánea.
Muchos expertos han advertido en reiteradas ocasiones que el crecimiento económico personal, ya sea en bitcoin o en cualquier otro activo, basado en deuda, eventualmente podría funcionar en corto, pero a largo plazo es literalmente un desangre, pero Bitcoin ha demostrado ser resistente a obituarios, ya que, para bien o para mal, la mayoría de los que han vaticinado su muerte tampoco entienden el mercado, y por tanto sus afirmaciones han tenido poco eco. Tampoco las restricciones impuestas a este mercado en China, India, Corea del Sur y otros países, han sido suficientes para detener "la fiebre". 
Sin embargo hay un hecho tangible; las criptomonedas adquieren su valor mayormente por las soluciones que ofrece el proyecto que las respalda (o promociona) y su aceptación por parte de la comunidad. El caso Bitcoin es diferente, ya que por su edición limitada y la publicidad mediática, se volvió demasiado atractivo, convirtiéndose en un activo meramente especulativo, abandonando así el objetivo para el cual fue concebido, o sea, ser un medio de pago alternativo a las monedas FIAT, sin intermediarios y descentralizado.
Esta sobre-demanda ha ocasionado una congestión en la cadena de bloques.
Blockchain Congestion. Satoshi.info
Por ejemplo, si compran un café a 1 USD y pagas con BTC (bitcoin), el camarero tendría que esperar horas para recibirlo (algo que no sucede con el efectivo o con dinero "plástico"), y la transacción podría terminar costando 101 USD, por culpa del Fee. El siguiente ejemplo ilustra la situación:
Dec 18/2017. Sending 0.03642800 BTC took more than 14 hours. Fee of Low Priority 0.002688 BTC. blockcypher.com
Dec 23/2017. Fee of High Priority 0.00672000 BTC. Fee of Low Priority 0.00537600 BTC. xapo.com
Con Ethereum sucede algo similar:
Ethereum Fees. Coindesk
Este "Fee" (comisión) es un maquiavelico, salvaje y enreversado mecanismo de incentivos a los mineros para validar transacciones, que lejos de traer beneficios ha creado mega pools de minería; verdaderos monstruos, que con sus malas prácticas (minería de bloques vacíos, modificación del algoritmo de dificultad a voluntad, etc) priorizan lo que les deje más ganancias (o lo que les de la gana), lo cual perjudica seriamente los micropagos.
Otra causa de que estas comisiones sean escandalosamente caras es que muchas casas de cambio y monederos aún no han adoptado Segregated Witness (SegWit), un protocolo que separa las firmas del resto de datos de las transacciones, liberando espacio en la cadena de bloques de bitcoin para agregar más transacciones sin aumentar su tamaño, lo cual representa un ahorro considerable tanto en la velocidad como en el Fee (se estima que las comisiones bajarían entre un 30 y 40%), sin embargo, según SegWit Party, a pesar de haber sido activado el 27 de agosto de 2017, a la fecha apenas el 16% de los exchanges y wallet lo han adoptado. (Criptonoticias, 2017).
Y si no han adoptado SegWit, mucho menos implementarán Lightning Network, una capa off-chain de alto procesamiento, sobrepuesta en la blockchain de Bitcoin, especialmente diseñada para canales de pago bidireccionales (en sustitución del desafortunado SegWit2x), que resolvería muchos de los problemas de escalabilidad y micropagos del bitcoin y agilizaría las transacciones casi instantáneamente a costos ínfimos.
Y para echarle más leña al fuego, el usuario siempre lleva la peor parte, ya que los monederos y exchanges son demasiado vulnerables a ataques cibernéticos y si se sobrecargan, en lugar de mejorar su infraestructura y seguridad, simplemente interrumpen las operaciones sin previo aviso, lo cual puede generar pérdidas incalculables.
Peter Schiff, resume esta "tormenta perfecta" con una frase, en una entrevista a RT: "No hay ningún valor en Bitcoin, no puedes usarlo como dinero. Es muy lento, demasiado caro y demasiado vulnerable".
Vitalik Buterin, cofundador de Ethereum (la No 2 en el ranking de capitalización), también cuestionó el valor real (no el precio) de su propia cripto-creación, cuando lanzó por twitter una serie de preguntas: ¿cuántas personas han sido bancarizadas?, ¿cuánto valor hay almacenado en contratos inteligentes que realmente hacen algo interesante? y ¿cuántos venezolanos hemos protegido de la hiperinflación? (Dinero, 2017)
Así las cosas, el bitcoin, al no tener una utilidad social demostrable o un valor fácilmente medible y cuantificable (al menos hasta la fecha), a pesar de contar con blockchain, unas de las mejores tecnologías de este siglo, y moverse en un turbio mercado no regulado, expuesto a la especulación de los tiburones de Wall Street y a la manipulación de los pulpos mineros, eventualmente lo podrían hacer implosionar a voluntad, en una operación de bombeo y volcado.
Blow-Off (Bitcoin Crack. Dec 17/2017). Poloniex
La Revolución de las Altcoins
Pero, a pesar de lo anterior, las criptomonedas llegaron para quedarse. Y para los que las critican, argumentando que no son reales, les recordamos la máxima sobre el dinero, que John Tuld (Jeremy Irons) le dijo a Sam Rogers (Kevin Spacey) en el film Margin Call de 2011:
"¡Es sólo dinero! ¡Se fabrica!, Trozos de papel con dibujos para que no tengamos que matarnos para conseguir comida."
Y para los que insisten que bitcoin es una burbuja a punto de reventar, el personaje de John Tuld continúa el diálogo, recordándonos que con el dinero "real" hemos pasado peores ratos:
"(...) No es malo, y hoy no es diferente a lo que ha sido siempre. 1637, 1797, 1819, 37, 57, 84, 1901, 7, 29, 1937, 74, 1987, aquel año si que me jodió bien, 92, 97, 2000 y como sea que llamemos a éste, es siempre lo mismo, una y otra vez, no podemos evitarlo. Y tu y yo no podemos controlarlo, ni pararlo, ni frenarlo. Como mucho alterarlo ligeramente. Solo reaccionamos. Ganamos mucho si lo hacemos bien, y podemos perderlo todo si lo hacemos mal. (...)" 
Aún así, el mercado de las criptomonedas más temprano que tarde sufrirá gigantescas correcciones, y tal como sucedió con las ".com", muchas de estas monedas digitales simplemente desaparecerán; pero ¿cuáles sobrevivirán?...
Desde nuestra perspectiva, existen varios indicadores posibles a tener en cuenta para medir la supervivencia:
Su impacto en el medio ambiente
La mayoría de las organizaciones de protección del medio ambiente han hecho constantes llamados de advertencia sobre el consumo desmedido de energía que requiere el minado de criptomonedas y la contaminación que generan, por tanto, en pocos años, debido a las fuertes regulaciones sobre este tema a nivel mundial y los convenios internacionales ya suscritos, es altamente probable que en muchos países comiencen a prohibir la minería de criptomonedas.
Solución a un problema financiero y/o social
Otro indicador es su objetivo práctico; en otras palabras, si la criptomoneda (y los partners detrás del proyecto) sirven para algo (solucionan algún problema a bajo costo, que no puede, o es muy costoso, de solucionar por el sistema empresarial o financiero tradicional). Y es en este punto donde surgen las llamadas criptomonedas 2.0 (incluso ya se habla de 3.0...).
Un proyecto que eventualmente apunta en esa dirección es Stellar, un ledger distribuido y desentralizado de código abierto, que a pesar de que tuvo inicios turbulentos, siendo un fork de Ripple, actualmente es una entidad sin fines de lucro, con personal altamente calificado, centrado en promover la inclusión financiera.
No tiene que "calcular bloques", como Bitcoin, porque simplemente no hay bloques que minar (algoritmo de consenso), lo cual es amigable con el medio ambiente y no necesita de una super-infraestructura para funcionar, ya que todos sus nodos empalman cada 5 segundos sobre el estado de la red y solo envían mensajes entre ellos sobre nuevas transacciones. Esto hace que su red sea extremadamente liviana y rápida en comparación con las de otras criptomonedas, sin embargo lo que la hace realmente diferente al resto es la solución que ofrece al problema de las transacciones fiduciarias transfronterizas, en especial en los mercados más reducidos.
Este es quizás el punto más álgido de las criptomonedas, ya que, como mencionamos, el Fee se ha vuelto impagable para los minoritarios. Los lumens (XLM), la moneda de Stellar, eventualmente entran a solucionar este problema, al ser un sistema de liquidación bruta en tiempo real (RTGS), cambio de moneda y red de remesas.
El portal efxto, lo define muy bien cuando explica "para cambiar dólares por bitcoins u otras monedas tienes que realizar una serie de pasos complejos. Con la ayuda de la red Stellar, puedes realizar la conversión en cuestión de segundos y pagando comisiones muy bajas (...) Cuando cambias, por ejemplo, dólares a bitcoins en la red Stellar, el saldo primero se convierte a lumens y luego a la moneda de destino. Se puede afirmar que los Stellar Lumens son una moneda intermediaria".
IBM and KlickEx Choose Stellar
Recientemente este proyecto recibió el respaldo del gigante IBM, pionera del sector tecnológico y una de las empresas más valoradas del mundo, que utilizará la red Stellar para la liquidación de compensaciones y pagos cross-border.
Stellar Lumens (XLM) Chart. Coinmarketcap
Además, este proyecto cuenta con otras alianzas con el Banco Nacional de Australia, TD Bank, la organización Wizdraw de WorldCom Finance, CLS Group y KlickEx, lo cual ha generado muchas expectativas y una valorización ascendente, sin embargo, como factor en contra, tiene una emisión muy alta (Total Supply 103,550,799,663 XLM), que puede frenar su rápido crecimiento a corto plazo, pero puede ser muy útil para micropagos.
Otro proyecto cercano a estos indicadores es Power Ledger (POWR); una criptomoneda de origen australiano, no minable, pero con una emisión más "razonable" que Stellar (Total Supply 1B POWR, Circulating Supply 356,220,733 POWR), la cuál permite a los consumidores y empresas (por el momento de Australia) vender energía solar a otros sin intermediarios, y para esto cuenta con un sistema que rastrea la generación y el consumo de los usuarios que participan en este proyecto, liquidando en tiempo real los intercambios.
Actualmente Power Ledger forma parte de un consorcio integrado por el Gobierno de Australia (a través del programa de fondos federales 'Smart Cities and Suburbs'), Australian Energy Market Operator (AEMO), Western Power, Cooperative Research Centres (CRC) Program of Australia, Universidad de Curtin, Universidad de Murdoch, Instituto de Computación de Curtin, LandCorp, CSIRO/Data61 y CISCO, que integra la distribución de energía y agua, utilizando blockchain y sistemas de análisis de datos.
Como aspecto negativo solo podemos decir que al ser un proyecto regional no ha tenido suficiente divulgación internacional, por tanto está infravalorada.

All-in-One (AIO)
Un indicador no menos importante es que la criptomoneda y/o su proyecto asociado, ofrezca soluciones no a uno sino a varios problemas a la vez, por ejemplo puede ser un token, un wallet y exchange a la vez, contar con su propia infraestructura blockchain, con nodos autónomos y autosostenibles, e incorporar mecanismos transparentes de bajo costo para el intercambio con otros criptoactivos y con el mundo FIAT; en resumen, todo un ecosistema alrededor de la criptomoneda.
Un ejemplo que se acerca bastante a este indicador es Binance, un exchange asiático que solo opera con criptomonedas (no hay intercambio con monedas FIAT), de alta liquidez, extremadamente rápido (1,4 millones de peticiones por segundo) y relativamente seguro (en comparación con otros de su tipo, e insistimos que no existe seguridad 100% en el mundo de las criptomonedas. Una muestra es que varios exchanges han sido comprometidos).
Lo que lo diferencia del resto es que tiene un programa de referidos y su propio token de baja emisión (Total Supply 199,013,968 BNB), que nos permite pagar parte del costo del Fee de las transacciones lo cual nos ahorra hasta un 50%, y como todo aquel que utiliza este exchange quiere ahorrar Fee, BNB siempre tiene tendencia al alza.
Lo malo de este exchange es que a la fecha no ha aplicado SegWit, por tanto el Fee aún es costoso. Adicionalmente al ser una plataforma tan joven (menos de un año) tiene algunas vulnerabilidades, como por ejemplo su app en Google Play aún es muy precaria y su plataforma web permite tener demasiado tiempo abierta la sesión en el navegador cuando no hay actividad (incluso si cerramos el navegador y lo volvemos a abrir, se puede ingresar a la plataforma sin credenciales), por lo que se recomienda encarecidamente cerrar la sesión al terminar las operaciones, solo utilizarla en equipos de uso personal y reforzar su acceso con 2FA y protegerla con otras soluciones externas de seguridad.
Binance Exchange. BNB Coinmarketcap
También existen otros proyectos interesantes, como los basados en Tangle (Directed Acyclic Graph DAG), una tecnología prometedora, que muchos afirman reemplazará a blockchain (IOTA la ha incorporado), pero aún está por verse su efectividad; o aquellos con un supuesto "respaldo certificado en oro", como DigixDAO (DGD) (el gramo de oro más caro del mundo), y otros proyectos que no tienen nada de interesante y más bien tienen una fuerte tendencia al fraude, como el caso de Tether y Bitfinex, sin embargo, mientras las plataformas de intercambio y monederos no habiliten la compra directa de las altcoins y sigan utilizando a bitcoin como base para poder adquirirlos y liquidarlos, bitcoin aún está muy lejos de convertirse en cadáver y estará con nosotros muchos años más.

Con la tecnología de Blogger.